¿De qué hablan las mamás?

Cuando aún no tienes hijos y alguna de tus amigas sí, te adaptas a su conversación. Le preguntas por su bebé. Tratas de poner cara de interesante cuando te cuenta sus aventuras y desventuras con la maternidad (aunque sea algo que no te interese). Piensas que los temas de conversación con una madre girarán en torno a su nueva etapa. ¡ERROR!

Cuando eres madre, realmente necesitas hablar de otros temas que no sean únicamente tus hijos, y es que las madres tenemos más vida a parte de nuestros niños.

Y es que hay muchísimos temas de conversación con una madre: absolutamente TODOS los que se tenían antes de que fuera mamá, más la maternidad.

Las madres acabamos agotadas psicológicamente de lidiar todo el día con los niños como para que para un momento que nos dedicamos a nosotras mismas… estar hablando otra vez de ellos. ¿En serio? Vengo a desconectar y pasar un buen rato y… ¿la conversación tiene que ser sobre mi hija? ¿Por queeeeeé?

A mí me siguen gustando las conversaciones que tenía con mis amigas: riéndonos de todo, contándonos nuestras crisis existenciales, recordando viejos tiempos. opinando sobre los nuevos novietes, resolviendo el mundo. De hecho no sólo me siguen gustando si no que las sigo necesitando.

Soy madre pero sigo siendo la misma persona que antes, únicamente tengo un nuevo rol, pero el de amiga continua tal y donde estaba. Y hay muchas de ellas que no son madres que no lo ven así. Es por eso que tras la maternidad siempre hay alguna amistad que se queda por el camino.

No estaremos en la misma etapa pero seguimos compartiendo intereses, temas de conversación, sólo que las madres tenemos menor disponibilidad…. eso sí, cuando una madre se apunta a algún plan es para darlo todo.

 

Fuente: diario de una mamá rebelde

Deja un comentario