fbpx

La generación del futuro: niños Millennials

febrero 23, 2018

Si eres de las que cree que tiene un hijo malcriado, que a su edad no debería tomar ciertas decisiones y que no tiene razones para ser tan impaciente, entonces puede que en casa tengas a un niño Millennials. Sigue leyendo para que te enteres de las cualidades de la nueva generación.

Desde la década de los años 80, el mundo le ha dado la bienvenida a la nueva generación de niños llamados “Los Millennials”.

Son identificados así por referencia a la víspera del nuevo milenio y cuyo nacimiento coincidió con un hito clave en la historia de la humanidad por la aparición y difusión del uso de Internet.

Los niños Millennials son independientes, curiosos, y posiblemente se convertirán en adultos con una admirable capacidad de adaptación, así que no tienes nada de qué preocuparte.

No solo la poca paciencia, la curiosidad y la manipulación de aparatos tecnológicos a temprana edad son características de los niños Millennials, estos también son más desapegados, independientes e inconformes.

Siempre exigirán más: más atención, más cariño, más espacio, y sobre todo, querrán saber más.

El nacimiento de la generación Millennials coincidió con la masificación del uso de Internet

Así que si tu intención es darle pequeñas dosis de realidad a tu pequeño hijo porque quieres protegerlo del mundo que lo rodea, debemos advertirte que es poco lo que puedes hacer al respecto, ya que él descubrirá por cuenta propia todo lo que quiera saber y más.

Al contrario de lo que muchos dicen, acerca de lo difícil que es lidiar con este tipo de niños, la buena noticia es que les espera un futuro prometedor debido a sus ansias de información, deseos de experimentar cosas nuevas y su comprobada habilidad con las nuevas tecnologías.

Cinco cosas que definen a los niños Millennials

El primer factor que merece la pena destacar es que gran parte de los niños Millennials de hoy corresponden a la segunda generación, ya que sus padres jóvenes entre 25 y 35 años constituyen la  primera generación nacida entre los años 80 y 90.

Como buenos hijos de una generación que ha sabido cuestionar fuertemente instituciones como la Iglesia y el Estado, los niños Millennials suelen ser escépticos.

No creen en algo solo porque sus padres dicen que es verdad, ellos prefieren experimentar y formar su propia opinión.

Otra característica fundamental es la manipulación de todo tipo de aparatos tecnológicos, como ordenadores, teléfonos inteligentes, tabletas y televisores inteligentes.

No es extraño que nuestros pequeñines aprendan antes que nosotros todas las funciones del nuevo TV que adquirimos en casa. Ellos simplemente nacieron para estar en contacto con la tecnología.

Ante esa tendencia natural hacia la tecnología, los niños pertenecientes a esta generación no se sienten atraídos por los juguetes tradicionales con los que seguramente jugaron sus padres.

Por ejemplo, preferirán sentarse frente a un videojuego antes que salir en bicicleta.

Los padres y madres deben tener especial atención en la avidez de información que tienen sus pequeños Millennials, porque esta inquietud por saberlo todo puede llevarlos a consumir información para la que simplemente no están preparados.

¿Qué futuro les espera?

Los hijos siempre sorprenderán a sus padres con sus aptitudes y habilidades; y en ese sentido, los Millennials no son la excepción ya que darán un giro significativo en lo que respecta a su manera de concebir sus responsabilidades, sus deberes y sus derechos dentro de la sociedad.

Al tratarse de niños con una preparación excepcional, debido a todas las herramientas que tienen a su disposición dentro y fuera de la escuela, en el futuro no serán profesionales sumisos ni conformes, ya que la irreverencia es parte esencial de su personalidad.

Todo indica que perseguirán los más grandes objetivos en el camino profesional que decidan emprender, pero esto no implica que dedicarán en exclusiva su vida al trabajo.

Por el contrario, encontrarán la fórmula para dividir su tiempo y energía entre todos los asuntos que sean de su interés, como viajar, conocer otras culturas, las relaciones interpersonales, estudiar otro idioma y, al mismo tiempo, ser exitosos en sus profesiones.

Ante este panorama los padres debemos centrar nuestros esfuerzos en canalizar el carácter independiente e irreverente de estos nuevos niños, con el propósito de formar correctamente a los hombres y mujeres que guiarán el mundo en los próximos años.

Fuente: Eres mamás